Finaliza la primera fase del voluntariado ambiental en el PNSG

May 21, 2015

 

 

 La adecuación y mejora del sendero y de pequeñas infraestructuras de uso público en el río Majaceite, El Bosque, fue la actividad con la que finalizó la primera fase del voluntariado ambiental de la Red de Voluntariado del PNSG.

 

 

Antes de la actuación en el sendero del río, el grupo de voluntarios tuvimos la excelente oportunidad de visitar el Jardín Botánico de El Bosque, donde expertos botánicos nos explicaron las características florísticas del sector biogeográfico Rondeño.

La senda del río Majaceite, que une las localidades de El Bosque y Benamahoma es una de las más frecuentadas por turistas y locales. Caracterizada por su frondoso bosque de galería con chopos, fresnos y olmos, una de las problemáticas encontradas es el avance de especies invasoras como el eucalipto y los cañaverales (género Arundo). Las dos especies tienen impactos negativos en los márgenes y cauces del río. Ambas de rápido crecimiento, el eucalipto alcanzado grande porte y las cañas originando densos parches, ocupan importantes extensiones de territorio, impidiendo el desarrollo de otras especies. Las dos especies tienen la capacidad de restringir el flujo del agua, modificando la naturaleza del río. Otra de las problemáticas asociada es el peligro de incendios, al ser extremadamente inflamables. Cuando están presentes, el fuego puede propagarse rápidamente, arruinando por completo un ecosistema y alterando negativamente el arrastre de sedimentos en las inundaciones de los siguientes años. Sus raíces y tallos destruyen el hábitat de los peces y otra flora fluvial y participan activamente en la erosión del río.

La limpieza y eliminación de estas especies fue el objetivo de la actividad. Una vez más, los voluntarios han acudido en buen número y ni el calor, ni el duro trabajo mermaron la voluntad y el buen ambiente que una vez más se hizo sentir entre el grupo.

 

La semana anterior la actividad de voluntariado tuvo sin embargo lugar en el entorno del puerto de las Presillas y los llanos del Endrinal donde el equipo llevó a cabo la restauración y mejora de elementos etnográficos integrados en esta zona. Una era, los senderos, antiguas caleras, apriscos para el ganado y el entorno del nacimiento del río Guadalete fueron los objetivos principales sobre los que se actuaron. Más allá de las tareas de actuación el equipo de voluntarios pudimos disfrutar interpretando la fauna, flora y geomorfología de un entorno excepcional.

 

Las actividades de la red de voluntariado del PNSG volverán en septiembre con una actuación en el entorno del la cueva del Gato.