Taller de libélulas y caballitos del diablo


El pasado fin de semana tuvimos la suerte de participar en el Taller de Odonatos organizado por la Red Ecotono, enmarcado en las acciones formativas del Programa Andarríos. Dicho programa pretende dar a conocer las virtudes y problemas de los ecosistemas fluviales mediante la participación ciudadana. De esta manera consigue un doble objetivo. Por un lado, acercar a las personas a los ríos y enseñar a valorarlos, y por otro, colaborar con su conservación.

En esta ocasión el papel protagonista lo jugaron los odonatos. De la mano de Florent Prunier, compañero de la Asociación El Bosque Animado, pudimos conocer más de cerca este fascinante grupo animal.

Los odonatos son un orden de insectos que incluyen algunas formas tan conocidas como libélulas y caballitos del diablo. Son organismos fuertemente ligados a los medios acuáticos, ya que las ninfas necesitan de estos ambientes para su desarrollo. Algunas especies muestran una elevada especificidad al hábitat, por lo que pueden ser consideradas como indicadores biológicos bastante fiables.

Dadas estas características, y tratándose de una actividad del Programa Andarríos, anduvimos las dos jornadas disfrutando de los ríos que el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche nos ofrece. De esta manera, pudimos conocer en vivo el ciclo vital de libélulas y caballitos del diablo.


El ciclo vital de los odonatos es bifásico. La fase larvaria, estrictamente acuática, puede durar hasta tres años, en los cuales se producen entre 10 y 15 mudas. En la última muda se produce una fuerte reestructuración corporal que dará lugar al individuo adulto. Una vez la larva está fuera del agua, adherida a algún tallo o roca, su cutícula se secará y el individuo adulto emergerá. En el caso de la fase adulta ésta es mucho más corta y no suele superar los dos meses.


En ella, los adultos se convertirán en excelentes cazadores alados debido a su agudo sentido de la vista. En cuanto a la reproducción, los machos vuelven a un lugar próximo a su lugar de nacimiento y generalmente muestra un comportamiento territorial, a la espera de la llegada de las hembras. Una vez emparejados, formarán un tándem en el que el macho agarra a la hembra a través de sus apéndices anales.





Para conseguir mayor descendencia y asegurarse de que es propia, los odonatos pueden permanecer mucho tiempo en cópula y mantener el tándem incluso mientras la hembra deposita los huevos fecundados en el agua.





Queremos dar las gracias a la Red Ecotono por su fantástica labor organizativa, a Floran, Leo y Matu por contagiarnos su pasión por libélulas y caballitos del diablo, y a todos los participantes del taller por habernos hecho pasar tan buen rato.


Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Archivo
Búsqueda por etiquetas

* Todas las imágenes de nidos y aves en mano fueron tomadas durante la realización de estudios científicos autorizados

O-Live
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now