Adaptando puntos de agua, creando Fuentes de Vida

August 4, 2017

 

 

Los anfibios, el grupo animal más amenazado del planeta. La destrucción del hábitat, la contaminación, las enfermedades y el cambio en el uso de los recursos hídricos por parte de la ganadería y la agricultura se unen a los factores climáticos para poner en grave riesgo sus poblaciones.

Pese a ser uno de los lugares con más precipitaciones de todo el país, el Parque Natural Sierra de Grazalema (PNSG) sufre severos periodos de sequía. La roca caliza que compone esta comarca resulta altamente permeable, limitando la persistencia de los puntos de agua, mientras que la marcada estacionalidad del clima mediterráneo en el sur de la península, alarga los periodos de sequía. A esto se unen los efectos del cambio climático que año tras año resultan en menos precipitaciones y temperaturas más elevadas. Todo esto hace que cada vez sean más escasos los puntos aptos para la reproducción de los anfibios.

En el PNSG posee una amplia red de fuentes utilizadas desde tiempos inmemoriales con fines ganaderos y cinegéticos. Estas fuentes, pese a representar auténticos oasis para numerosos grupos animales pueden suponer una trampa mortal para los anfibios. Las paredes verticales suponen un gran obstáculo para los adulto de las especies que tratan de acceder al punto de agua para realizar sus puestas o parir sus larvas. Tanto los adultos que consiguieron acceder como los juveniles post-metamórficos han de abandonar la estructura para continuar con su vida en el medio terrestre. Sin embargo, en muchas ocasiones les resulta imposible escalar las paredes y acaban pereciendo por ahogamiento, por deshidratación (en los casos en los que la fuente se seca) o por desnutrición.

 

Para combatir esta problemática, O-Live está llevando a cabo una serie de actuaciones enmarcadas en el proyecto Fuentes de Vida, financiado por la Fundación Banco Santander, encaminadas a adaptar los puntos de agua artificiales para su uso como puntos de reproducción de la fauna anfibia.

O-Live ha comenzado durante las primeras semanas de verano a adaptar estos puntos de agua, un total de 31 fuentes y 8 albercas serán acondicionadas mediante sencillas actuaciones que los harán accesibles y evitarán en el efecto trampa que conllevan estas estructuras. 

 

Aquí os dejamos algunas fotografías del desarrollo de las adaptaciones. Si quieres conocer más sobre este proyecto, haz click en el enlace a la página de Fuentes de Vida.