Fomento de la biodiversidad en espacios agrícolas. Jornada I - "Viviendo en el campo".

 

Los entornos agrícolas ocupan amplias extensiones de terreno en nuestro país. Su manejo tradicional ha preservado un equilibrio natural que ha hecho de estos espacios áreas con gran valor natural. Sin embargo, los cambios de usos de la agricultura moderna han roto ese equilibrio, amenazando la riqueza natural de estos medios. Los esfuerzos conservacionistas han tendido a centrarse en los espacios naturales protegidos dejando de lado los ecosistemas agrícolas. La fauna y flora asociadas a estos entornos antropizados son, sin embargo, las que están sufriendo más acusados declives en las últimas décadas.

Las zonas agrícolas de la comarca de la Sierra de Cádiz y las campiñas que se extienden a sus pies tradicionalmente han constituido un paisaje agrícola compuesto por un mosaico de cultivos variados capaz de albergar una enorme riqueza natural. Esta zona, al igual que el resto de la península, no se ha visto ajena a estos cambios y a las desastrosas consecuencias medioambientales que conllevan. Socialmente existe la percepción de que las zonas agrícolas son espacios con escasos valores medioambientales, independientes del entorno natural en los que se enmarcan. El enfoque de la agricultura convencional siempre ha buscado incrementar la producción de cosechas agrícolas sin considerar las consecuencias posteriores sobre el ambiente en el que se desarrolla. No obstante, nuevas corrientes de pensamiento surgidas como respuesta a la crisis ambiental y social que vivimos y fundamentadas en las bases de la agroecología y el desarrollo sostenible plantean un modelo agrícola, social y económico alternativo al practicado hoy en día. La biodiversidad es un valor en alza y despierta un interés creciente por parte de las instituciones y de una sociedad cada vez más informada y preocupada por su conservación.

El proyecto "Fomento de la biodiversidad en espacios agrícolas" coordinado por O-Live en colaboración con la Red Agroecológica de Cádiz y financiado por Diputación de Cádiz tiene como objetivos tratar la importancia de la biodiversidad en los terrenos cultivados y promover el intercambio de conocimientos mediante la realización de jornadas de voluntariado en fincas que desarrollan proyectos agrícolas innovadores y respetuosos con el medio natural.

 

Jornada I: Visita al proyecto "Viviendo en el Campo"​

 

Para el primer encuentro de este proyecto nos trasladamos a Vejer de la Frontera, donde Olga y Fernando nos recibieron con los brazos abiertos para presentarnos su proyecto familiar.

Tras conocer a los participantes, éstos se organizaron en tres grupos de trabajo.

El primer equipo comenzó con la construcción de cajas nido para aves, barnizando y ensamblando las piezas de madera. Estas cajas servirán para fomentar la presencia de aves insectívoras como los carboneros o herrerillos, los cuales precisan de oquedades en troncos de árboles para anidar. En muchos casos las zonas agrícolas carecen de arbolado lo suficientemente desarrollado como para que las aves puedan construir sus nidos. Fomentando las poblaciones de aves insectívoras se puede ayudar al control biológico de plagas que pudieran afectar al huerto.​​ Además también se construyó una caja nido para rapaces nocturnas. Mochuelos, autillos o cárabos son importantes depredadores de roedores, por lo que su presencia es siempre bienvenida en los entornos agrícolas. Por último, el equipo ensambló una caja para murciélagos. Estos mamíferos se alimentan de insectos voladores que capturan durante la noche, lo que los convierte en unos vecinos ideales especialmente en zonas rurales donde la presencia de mosquitos puede resultar problemática.

 

 

El segundo de los equipos tuvo como tarea inicial la creación de "hoteles de insectos".​​ Estas simples estructuras ofrecen un lugar de cría para multitud de artrópodos, siendo especialmente beneficiosos para un gran número de especies de polinizadores solitarios, especialmente abejas, que a la postre son animales beneficiosos para la productividad de los cultivos y que encuentran dificultades para encontrar restos de madera u otros cobijos en los entornos agrícolas.​