Colmenas de abejas en la Reserva Ecológica El Herrador

October 29, 2019

 

Desde hace ya unos meses la Reserva Ecológica El Herrador cuenta con unos cientos de miles de nuevos habitantes. Son abejas de la miel (Apis mellifera), una de las muchas especies de polinizadores que encontramos en nuestros campos. Mariposas, abejorros, algunos tipos de escarabajos y distintos tipos de abejas gracias a sus hábitos alimenticios cumplen una función vital para los ecosistemas: la polinización.

 

 

Prácticamente todas aquellas plantas que poseen una flor, ya sea grande o pequeña, expectacular o discreta precisan de los polinizadores para reproducirse. Estas flores son auténticos carteles luminosos (algunas incluso brillan en longitudes de onda no perceptible por los humanos, pero sí por sus visitantes) que atraen selectivamente a diferentes grupos de polinizadores. Durante el trasiego de flor en flor en busca del néctar, estos insectos transportan el polen de la parte masculina de una planta a la femenina de otra, produciéndose la fecundación que da lugar a la semilla. Sabiendo la importancia que tienen estos animales en la reproducción de la flora del entorno, es de lógica pensar que su conservación es vital para el mantenimiento de los ecosistemas naturales, pero también de los medios agrícolas donde las huertas o plantaciones, por ejemplo de frutales, requieren de estos animales.

 

 

Entre las muchas especies de abejas que existen, el ser humano se fijó en la abeja de la miel. Este insecto vive en sociedad conformando grandes colonias. Para alimentar a sus miembros fabrica la miel, razón por la cual esta especie se ha "domesticado". Últimamente no corren buenos tiempos para los polinizadores. Sus poblaciones vienen desde hace décadas desplomándose a causa de varios factores de origen humano. Los cambios en la agricultura moderna con el uso masivo de productos fitosanitarios se cree que es uno de los principales causantes de este declive. Otros factores como el cambio climático, la destrucción de sus hábitats, parásitos, especies invasoras, enfermedades o incluso radiaciones de origen antrópico, se cree que pueden estar interviniendo en su declive.
La importante cultura apícola de Prado del Rey y del entorno de las serranías gaditanas hacen de esta tradición un fundamental sector económico de la comarca. 

 

Francisco Romero, un joven apicultor Pradense, acaba de iniciar su propio proyecto: Miel El Zanganillo. Desde esta pasada primavera las colmenas de El Zanganillo se encuentran en la Reserva Ecológica El Herrador, donde más allá de producir miel, favorecen la conservación de la flora y de las cubiertas vegetales, cuestión sobre la que O-Live lleva varios años trabajando y en la cual ahora cuenta con numeroso enjambre de colaboradores. 

 

 

 

 

 

Please reload

Entradas Destacadas