Plantación de especies autóctonas en proyecto de agricultura regenerativa

March 19, 2020

Los entornos agrícolas son los espacios que más drásticamente están sufriendo pérdidas de biodiversidad a causa de la intensificación de sus usos. Espacios cada vez más grandes y menos variados sustituyen a los heterogéneos mosaicos de cultivos tradicionales. Suelos castigados por la maquinaria y los agroquímicos que destruyen su fertilidad, menos linderos vegetales y usos irresponsables de los recursos hídricos son la constante de nuestros campos. Cada vez más erosionados, más pobres y menos biodiversos estos terrenos nos muestran síntomas del camino hacia la desertificación de nuestro paisaje.

 

Hace unas semanas O-Live Medioambiente tuvo el placer de organizar una jornada de “plantación de especies autóctonas en proyecto de agricultura regenerativa” en colaboración con la Asociación Danyadara y Suryalila Retreat Centre en Villamartín. El objetivo de esta actividad fue dar a conocer a la población del entorno de la Sierra de Cádiz un proyecto innovador que aporta una visión alternativa y presenta nuevas ideas a todos aquellos interesados en la conservación de nuestro paisaje, su biodiversidad y las actividades agrícolas que en él se desarrollan.

 

Los más de 30 participantes en el evento tuvieron la oportunidad de conocer el reto que Jacob Evans y su equipo de Danyadara enfrentan en la finca La Fábrica. Tras años de cultivos intensivos de cereal y girasol, la parcela de tierra anexa al complejo de Suryalila busca recuperar un suelo erosionado y pobre. Para ello Danyadara con el apoyo de Suryalila lleva varios años trabajando en la recuperación de este espacio con el objetivo de recuperar la fertilidad del suelo y crear, de cara al futuro, un bosque mixto de especies autóctonas y frutales que puedan proveer al centro de alimentos sanos y de calidad.

Tras explicar los objetivos del proyecto Jacob nos guió a través de los diferentes jardines y huertas que junto a su equipo gestiona, mostrándonos las distintas técnicas que basadas en los fundamentos científicos de la permacultura permiten el desarrollo de las distintas especies vegetales que cultivan. Fue interesante entender que introduciendo las especies vegetales en los ciclos naturales del suelo y las sucesiones ecológicas, el crecimiento de las mismas se acelera y fortalece. Jacob nos explicó cómo es mucho más productivo cultivar asociaciones vegetales de distintas especies, variables en el tiempo, para simular la dinámica que naturalmente ocurre en un bosque y obtener mejores resultados de lo que se obtendría plantando ejemplares aislados.

También aprendimos diferentes maneras de incrementar la fertilidad del suelo a través de abonos verdes, como las habas, fijadoras de nitrógeno que acompañan a casi todos los arbolitos en sus primeras fases en este proyecto u otras especies, como alcachofas cuyo objetivo es acumular humedad, aportar sombra y materia orgánica con los restos de su poda para los árboles que junto a éstas se pretende cultivar. Siempre, también cerca, tomillos, lavandas, romeros y otras aromáticas que atraen a los polinizadores aumentando la capacidad productiva de los frutales del entorno.

 

Tras el enriquecedor paseo demostrativo los participantes plantaron asociaciones vegetales de retamas, plantas aromáticas y árboles autóctonos como encinas, quejigos, madroños  o algarrobos. Siguiendo las “key lines” del terreno, que ayudan a optimizar los recursos hídricos se plantaron más de 300 especies vegetales que con los cuidados del equipo de Danyadara poco a poco irán convirtiendo un erial en un frondoso bosque comestible.

Danyadara y Suryalila pretenden que de aquí a unos años de su bosque comestible puedan obtener harina de algarroba y bellota, compotas de madroño o majuelo, almendras, piñones y fruta de sus frutales así como hortalizas cultivadas en pequeñas huertas en las zonas más óptimas del agrosistema.

 

Para terminar y por cortesía de Suryalila y Danyadara los participantes tuvimos el placer de degustar una estupenda comida elaborada en las cocinas del centro que nos acogió.

Desde O-Live solo podemos agradecer a tod@s los participantes en esta jornada por su interés y dedicación,  al equipo de Danyadara por mostrarnos su fantástico proyecto y a Suryalila por su gran acogida.

¡Gracias a tod@s!